martes, 18 de febrero de 2014

Y LLEGÓ CARNAVAL...


¿Nunca se os ha ocurrido escribir en el buscador de Internet,  "como hacer un disfraz de..."?
Os animo a probar y os daréis cuenta de la multitud de entradas que hay al respecto... Y es algo lógico, ya que, desde hace unos cuantos años, en todos los colegios de la nación se celebra la semana de carnaval. Y como cada año, parece que hay un concurso entre los profesores a ver quien se le ocurre el disfraz más original para que lleven los niños de su clase,  que  suele ser el más engorroso de encontrar para los padres.

Porque, esa es otra...el profesor elige el disfraz y los padres se vuelven locos para que su niño o niña lo pueda lucir en la fecha elegida por el colegio...
Si os acercáis estos días por alguna tienda de "chinos ", de tantas que hay por nuestras ciudades, veremos una estampa que nos recordará mucho a los días previos de la visita de los reyes magos....decenas de padres deambulando por los pasillos como almas en pena en busca del disfraz para su hijo....


-"¡¡¡Pepe, aquí hay disfraces de la edad de la niña...corre!!!!" dice la madre, mientras se tira en plancha a los percheros.
- "Vaya por dios Hay de todo menos de "...." que lo rellene cada uno con el disfraz que les hayan pedido este año, que seguro serán todos casi imposibles de localizar...

Luego, están las familias que no pueden gastarse ni siquiera veinte euros en un disfraz, que el niño va a usar hora y media y que no le va a valer para el curso que viene, ni por la talla ni porque la maravillosa profesora ya ideará otro para no repetirse...y les toca buscarse la vida entre telas y patrones para que ese día luzcan maravillosos...

.Con lo bonito que seria que los niños los fabricaran en clase, con la ayuda del profesor, en las semanas previas....uhmmmm bonito si pero, no se yo...es más fácil pedirlo y que los padres añadan el disfraz de sus hijos a la multitud de problemas que les quitan el sueño.


El caso es que todo el mundo habla del negocio de los libros de texto, todo el mundo protesta por lo que se gastan cada septiembre en libros que solo valen para un curso...y dentro de poco pasara lo mismo con los disfraces de carnaval, porque menudo negocio hay montado alrededor de esto...
En el antiguo colegio de mi hija, se hizo una especie de intercambio de disfraces un año, una idea genial, desde luego...pero claro...no contaban con que las profesoras no repiten tema de carnaval hasta por lo menos pasados...diez años...con lo que los disfraces que otros padres pueden prestar no les van a valer a los niños venideros....

Insisto...hay un montón de páginas Web donde se dan ideas para hacer disfraces con materiales que son fáciles de encontrar en nuestro día a día. Porque no se trata de llevar el disfraz más caro o más aparatoso, sino de demostrar el ingenio y la imaginación de cada uno. Al fin de cuentas, los niños son niños, y lo único que quieren es disfrutar con sus amigos en un día divertido




1 comentario:

  1. Dimelo a mi, que este aňo se han inspirado en Boliwood, me parto

    ResponderEliminar